Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

Su pronunciamiento se formuló en el marco de una rueda de prensa realizada en la tarde del viernes 23 de agosto.

Durante la lectura del pronunciamiento, que se produjo en la sede de la Arquidiócesis de Tunja, se hicieron presentes monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, el alcalde de Tunja, Fernando Flórez Espinosa; y el gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados Becerra.

El siguiente es el texto integral del comunicado:

Los voceros de los sectores sociales, que han organizado la legítima y justa protesta, para reivindicar los derechos de los agricultores, ganaderos y en general de los campesinos de esta región del país, nos permitimos declarar libre y espontáneamente:

 1. Que rechazamos toda manifestación de violencia, que afecte las garantías y derechos de los habitantes del territorio boyacense.

 2. Que desaprobamos los actos vandálicos ocurridos en las zonas urbanas de ciudades como Tunja, Duitama, Sogamoso y otras poblaciones, que han afectado gravemente a la comunidad, y que no atienden a nuestros criterios y al actuar de los campesinos.

3. Que ratificamos nuestro interés de negociar y resolver por las vías pacíficas este conflicto que debimos asumir, acorralados por nuestra precaria situación e invitamos a la Fuerza Pública y particularmente al ESMAD a no seguir actuando con el desmedido uso de la fuerza y el abuso de autoridad en contra de nuestros campesinos para no afectar los acercamientos con el Gobierno Nacional y aumentar el conflicto.

 4.     Que son garantes de este proceso de diálogo el Señor Gobernador del Departamento de Boyacá, Juan Carlos Granados Becerra; Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, Arzobispo de Tunja; Jorge Armando Otálora Gómez, Defensor del Pueblo a nivel nacional y el Señor Alcalde Mayor de Tunja, Fernando Flórez Espinosa.

Invitamos al gobierno nacional, a las instituciones del Estado y a la sociedad civil a una actitud de solidaridad con el sector agropecuario, nuestros campesinos merecen todas las garantías legales y constitucionales como motor de nuestro desarrollo, en sus voces de protesta se deben leer los mensajes de justicia y esperanza, sus tierras también han sido surcadas históricamente por la indiferencia y sus campos, hoy vacíos, son el clamor de una protesta  que permita evidenciar una verdadera política agraria.

Son los pequeños actos que cada uno realizamos los que revelan nuestras grandes acciones, es la paz y no la guerra lo que marcara la diferencia en la construcción de una sociedad más justa, somos cada uno de nosotros los responsables de las acciones colectivas, este es el tiempo de una propuesta pacífica, de una mesa de diálogo sensata, de una garantía de derechos, de una defensa hacia los más necesitados por caminos humanos e inteligentes que generen compromiso y confianza.

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá