Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

 

oihuiuio

 Los puentes peatonales colgantes tipo hamaca fueron dados al servicio en Chinavita. 

Las estructuras, aportadas por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, fueron instaladas por la Fundación Puentes de la Esperanza en convite con las comunidades y las alcaldías de Chinavita, Pachavita y Ramiriquí, que en conjunto se benefician de los viaductos para el tránsito de peatones y mercancías.

Su montaje tardó tres meses, aproximadamente, y su entrada en operación facilitará el desplazamiento 1.800 personas que se movilizan a diario entre los sectores rurales de estos tres municipios de las provincias de Neira y Márquez.

“Los puentes fueron derribados por las crecientes súbitas del río Garagoa y de la quebrada La Melera, entre abril y junio de 2012, cuando se registró la primera temporada de invierno del año anterior”, explicó Alirio Rozo Millán, coordinador del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo.

De inmediato se iniciaron los contactos entre los alcaldes, el gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados, y el gobierno nacional para encontrarle salidas oportunas y ágiles a la situación. Todo se concretó con la presentación de los correspondientes proyectos ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.

“Cuando sucedió la emergencia los alcaldes visitaron a las comunidades, tomaron fotografías y pidieron el apoyo de la Gobernación de Boyacá y de la Presidencia de la República para reconstruir los puentes y gracias a Dios hoy estamos más tranquilos con el puentecito nuevo”, dijo Baudilio Valero, líder de la comunidad de Soaquirá Abajo, del municipio de Pachavita.

Valero, y otros cultivadores cómo él, recuerdan como la fuerza del agua arrasó con cercas, árboles,  cultivos de café y caña de azúcar y animales que hacían parte fundamental de su sustento. 

María Consuelo Sandoval, de la Fundación Puentes de la Esperanza, explicó que esta ONG coordina con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo la instalación de la estructuras y que bajo esta figura la contribución voluntaria de la comunidad es muy importante para el éxito del proyecto.

La representante de la Fundación recomendó a los pobladores hacer buen uso de los puentes, no sobrecargarlos y hacerles mantenimiento. Según sus instrucciones, por allí pueden pasar al tiempo máximo seis personas y no más de dos semovientes con carga.

Florentino Torres Sanabria, alcalde de Chinavita, destacó la contribución del gobierno de Boyacá del cual dijo que desde el primer momento del desastre  estuvo pendiente de la situación a través de su asesoría y de la entrega de mercados y subsidios económicos para los damnificados.

Igual balance ofreció el alcalde de Pachavita, Fabio Huertas, quien subrayó el esfuerzo conjunto de la Nación, el departamento, las alcaldías y los pobladores de las veredas de Juntas, de Chinavita; y de Soaquira Abajo, de Pachavita, para concretar la ejecución de los trabajos en un tiempo record.

El puente de Guayabitos, en la vereda El Valle, de 39,51 metros de largo y 1,60 de ancho, se proyectó sobre la quebrada La Melera; y el de Villa Rosa, en la vereda Las Juntas, de 55 metros de largo y 1.60 de ancho, se extendió sobre las riberas del río Garagoa. El primero comunica a sectores rurales de Chinavita y Ramiriquí, y el segundo de Chinavita y Pachavita.

A su turno el secretario de infraestructura de Boyacá, Kelvin Octavio Robles López, valoró el compromiso de los alcaldes de los tres municipios quienes junto con el Gobierno de Boyacá adelantaron los trámites correspondientes ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo  para hacer realidad el proyecto de instalación de los viaductos de El Guayabito y Villa Rosa.

Otros puentes de estas características podrían ser instalados en el departamento, luego de que se concreten acuerdos iniciales adelantados por el Secretario de Infraestructura, Kelvin Robles López, con los representantes de la Fundación Puentes de la Esperanza, Carlos Andrés Barrera y María Consuelo Sandoval.

Durante su visita a Chinavita, el funcionario también le informó a los habitantes de la región que el gobernador Juan Carlos Granados ha gestionado ante la Nación los recursos requeridos para la pavimentación de la vía que comunica a los sectores de Puente Camacho y las Juntas, obra que beneficiará a los residentes de las provincias de Márquez y Neira como también a los de Lengupá, Centro y Oriente,  al unir dos grandes vías nacionales: la vía alterna al llano, que viene desde el Sisga al Secreto, con la transversal de Boyacá, que comprende el trayecto Tunja, Miraflores y Páez.