Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

Foto: Diego Peña (OPGB)

En este punto coincidieron los gobernadores de Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima y el alcalde de Bogotá durante la creación de la RAPE.  

Durante el acto oficial de creación de la primera Región Administrativa y de Planeación Especial de Colombia – RAPE Región Central –, que tuvo como marco el Puente de Boyacá y que se cumplió el jueves 25 de septiembre, los mandatarios de los entes territoriales que firmaron el histórico acuerdo centraron sus intervenciones en la necesidad de que desde la provincia se participe activamente en la construcción del Plan de Desarrollo Nacional para los próximos cuatro años.

En la instalación de la ceremonia, el gobernador encargado de Boyacá y Director del Departamento de Planeación, Bernardo Umbarila Suárez, destacó que en esta región confluye el 29 por ciento de la población de Colombia, el 40 por ciento del producto interno bruto del país, el 14 por ciento del territorio nacional y el 30 por ciento de los municipios.

“Esta es una oportunidad histórica para el proceso de descentralización en Colombia y en la que se viene trabajando desde hace varios años. Hoy estamos frente al gran reto de aportar en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo. La RAPE es un aporte a la paz de Colombia”, apuntó Umbarila Suárez, quien ofició como anfitrión del acto.

Sobre la importancia que las regiones representan para la estructura de la nación, el director del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria Muñoz, resaltó que la participación de los entes territoriales es fundamental para consolidar los tres pilares del accionar del gobierno nacional: una Colombia en Paz, una Colombia con equidad y una Colombia más educada.

La intervención del gobernador del Tolima, Luis Carlos Delgado Peñón, se orientó hacia la necesidad dotar a las regiones de herramientas efectivas para asegurar la autonomía y la competitividad de los departamentos.

El mandatario aprovechó la ocasión para pedirle al Director Nacional de Planeación la creación de un Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) especial para la RAPE Región Central. En su opinión, tal figura de gestión de los recursos de regalías le daría mayor autonomía a este primer modelo de descentralización.

El gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz Vargas, valoró la importancia de la RAPE al considerar que a través de este mecanismo de integración es posible buscar salidas a la crisis de la salud mediante una estrategia encaminada a procurar un servicio de calidad a los habitantes de la región. Cruz Vargas cuestionó el actual sistema de salud y dijo que a través de la RAPE es posible replantear el esquema de las EPS.

Para el gobernador del Meta, Alan Jara Urzola, la RAPE es una apuesta al desarrollo social, al desarrollo sostenible, al desarrollo económico y en especial una apuesta a favor de la paz de Colombia.

“Es en los territorios desde donde hay que construir la paz. Como Gobernadores hemos expresado nuestro apoyo público, decidido y abierto a las negociaciones de paz que se adelantan en La Habana”, concluyó el jefe del gobierno del Meta.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, reflexionó sobre la necesidad de que, a partir de la creación de la RAPE Región Central, el país debe empezar a discutir sobre una mayor autonomía regional en términos de capacidad legislativa para procurar mayores posibilidades a los departamentos y municipios de Colombia.

Petro dijo además que un tema que también se debe abordar a instancias de la Región Administrativa Especial es el del cambio climático que está comprometiendo el bienestar de los habitantes del campo y de las ciudades del país.  

La Región Administrativa y de Planeación Especial - RAPE Central – tiene como propósito trabajar en cinco ejes estratégicos: Gobernanza y Buen Gobierno, Sustentabilidad ecosistémica y manejo de riesgos, Infraestructuras de transporte, logística y servicios públicos, Competitividad y proyección internacional y Soberanía - seguridad alimentaria y economía rural.

La nueva y primera región de este tipo está destinada a ser el motor que impulse el desarrollo de Colombia en los próximos años y la misma posee una gran riqueza hídrica y de biodiversidad, fundamental en para la provisión de agua potable y de alimentos para el país. (Fin/Germán García Barrera)

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá