Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

Con la siembra de 2.000 árboles, continúa la conmemoración de Bicentenario de la Libertad.

 

Socotá, 04 de julio de 2018. (UACP). Con la sostenibilidad ambiental como premisa y festejando a partir de inversiones, acciones y compromisos, los dos siglos que han transcurrido luego de la llegada del Ejército Patriota a los Andes orientales, representantes de los gobiernos Nacional, Departamental y Municipal estuvieron en ‘Las Manas’ en la vereda Comeza de Socotá para dejar huella.

Junto a la ministra de Cultura, Carmen Vásquez Camacho, y a quienes caminan desde Arauca tras los acertados pasos dados por valientes, en 1819, el gobernador Carlos Amaya manifestó: “decimos a Colombia que esta nuestra historia la celebramos sembrando árboles y dejando una huella imborrable de lo que significa nuestro presente en medio del Bicentenario”.

Los 2.000 árboles plantados integrarán el Bosque del Bicentenario de La Independencia.

Ministra y Gobernador sembraron sus árboles y caminaron hacia La Casona, el espacio en donde descansó Simón Bolívar al descender del Páramo de Pisba; 200 años más tarde, ese lugar empezará a un proceso de restauración y declarado como Bien de Interés Cultural.

“Para que una nación sea grande, debe recordar su historia”, aseguró el Mandatario boyacense. A continuación, la ministra Vásquez expresó su alegría al poder estar en Socotá, en La Casona del Libertador, viviendo el que llamó “un momento especial” (…) “Saber que estamos en la misma habitación en la que Bolívar descansó y tomó un aire para continuar, es algo importante”, declaró.

El ingeniero Amaya recordó que la comunidad de Socotá será beneficiaria de la conectividad y el desarrollo impulsado por la Ruta de Los Libertadores, es decir, Belén - Socha – Sácama – La Cabuya – Paz de Ariporo, un proyecto por $ 520.000 millones contemplado en el recién firmado Pacto Bicentenario.

Socotá y los demás municipios de la Provincia de Valderrama, son recordados por la solidaridad que manifestaron hacia aquellas mujeres y hombres sobrevivientes a las bajas temperaturas del Páramo de Pisba, atravesado entre el 1 y el 4 de julio de 1819, a quienes exhaustos y heridos, brindaron ropa, alimentos, techo, medicina, caballos, soldados y dinero.

Al finalizar el día, habitantes locales y visitantes de municipios como Socha, Tasco, Paz de Río, Jericó, Betéitiva, Chita, entre otros pertenecientes a provincias como La Libertad, Gutiérrez, Norte, Tundama y Sugamuxi, disfrutaron el esperado concierto de carranga, rock y vallenato, al estilo de Velo de Oza y Peter Manjarrés. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos -UACP).

 

Unidad Administrativa de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá. 



Reto 2018


 

 

.