Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

Se advierte el cuidado con los recursos naturales, especialmente del árbol símbolo nacional.   

Se aproxima la celebración de la Semana Santa, tiempo de reconciliación y perdón y para orientarla de manera amigable con el medio ambiente, las autoridades departamentales hacen un llamado de atención a los boyacenses para que durante la Semana Mayor no se use la Palma de Cera para fabricar ramos o adornos con sus hojas.

La Palma de Cera, también llamada Palma Andina de Cera o Palma de Quindío, debe su nombre a que el tallo está recubierto con una cera espesa. Es la palma más alta del mundo, alcanzando hasta los 60 metros con un proceso de crecimiento muy lento, y tiene un promedio de vida de 100 años.

La importancia de preservar la palma de cera radica en que es una especie endémica de Colombia, es decir, exclusiva de nuestro país, y actualmente está en peligro de extinción por causa de la explotación irracional. Por eso se invita a los fieles católicos para que reemplacen el tradicional ramo con pañuelos o flores

Cabe recordar que la Ley 061 de 1985 prohíbe en el territorio colombiano el corte, transporte y comercialización del que es considerado el “Árbol Nacional de Colombia”, por ello el departamento de Policía de Boyacá desarrollará controles de tráfico de esta especie desde mañana sábado hasta el domingo de ramos.

Dada su categoría de amenaza de extinción, la Palma de Cera está protegida por la legislación colombiana y su explotación genera sanciones representadas en privación de la libertad (cárcel de 1 a 6 años) y multas (entre 20 y 10.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes) así lo establece el Nuevo Código Penal - Ley 599 de 2000.

Así mismo se hace un llamado a toda la ciudadanía para que se abstenga de comprar los fragmentos de palma y los objetos fabricados con ellos en esta época del año, así se debilita el interés comercial de traficar la planta. (Fin/ Carmenza Reyes Becerra).

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.