Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

El Consejo Colombiano de Seguridad llama a las instituciones educativas y transportadores para que implementen controles efectivos.

Por su parte, los padres de familia pueden ejercer control. Se recomienda identificar la empresa de transporte, el conductor, al igual que la monitora o acompañante.

Se deben adoptar controles rigurosos en el servicio de transporte escolar pidió el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS) ante la reanudación de actividades académicas.

Según el presidente del organismo -experto en prevención de riesgos- Renán Alfonso Rojas Gutiérrez, es necesario apoyar a las autoridades locales, distritales, regionales y nacionales en el cumplimiento de la normatividad para evitar lesionados o accidentes fatales que involucren el transporte escolar.

Tanto colegios, directivos, monitoras como empresas de transporte, no solo deben acogerse a las regulaciones para lograr que no se repitan, como sucedió en la capital de la república, los 34.326 accidentes con rutas escolares, reportados por parte de la Secretaría de Movilidad Distrital.

Según Rojas Gutiérrez, es necesario que también los padres de familia permanezcan vigilantes para reportar irregularidades o comportamientos imprudentes en las rutas.

En todo caso, señaló algunas recomendaciones para las familias:

1. Identifique la empresa de transporte, el conductor, al igual que la monitora o acompañante.

2. Llegue antes del tiempo acordado al paradero establecido. Indirectamente al esperar la ruta con anticipación evitará que el conductor continúe el recorrido con afán, lo cual redunda en menos velocidad y sobre todo, en menor estrés, recuerde que hay más usuarios esperando el servicio.

3. Cada día trae su afán, pero la clave está en salir con un tiempo prudencial, evite salir aceleradamente para desplazarse con precaución al paradero. Camine, no corra.

4. Tome al menor siempre de la mano y acompáñelo hasta abordar el vehículo.

5. Muchos accidentes de tránsito suceden en los primeros 30 metros de desplazamiento. Recuerde que como peatón usted hace parte del tránsito, respete las normas y sobre todo, evite distracciones, “el 13.3% de las causas de accidentalidad en tránsito está relacionado con cruzar las vías sin observar”.

6. No se recomienda que el paradero esté ubicado en una vía de alto tráfico. Revise el tema con la institución educativa y la empresa de transporte, buscando que el paradero esté ubicado en una zona segura que no implique, en lo posible, largos desplazamientos o el cruce de vías con alto flujo vehicular.

7. Es importante, por la seguridad del menor, que los funcionarios identifiquen claramente a quien deben entregar el estudiante, mediante un carné o reconocimiento personal. Evite cambiar de ruta y de receptor del menor. Informe formalmente y con anticipación estos cambios, en lo posible presente a estas personas a los funcionarios de la ruta.

8. Si el recorrido es largo, sugiera a la institución manejar vehículos de menor tamaño, este tema ahorra tiempo en el recorrido, lo que se traduce en comodidad para el menor.

9. Recuerde que en los recorridos su hijo está expuesto a cambios de temperatura, sea en el trayecto del vehículo a la vivienda o al plantel educativo, es importante abrigarlos, para evitar resfriados y otras afecciones.

10. Verifique que al ascender el niño sea ubicado en su puesto y le sea puesto el cinturón de seguridad antes que el vehículo se ponga en marcha.

11. Verifique que el vehículo esté debidamente identificado como ruta escolar, algunos vehículos cuentan con equipos para el control de velocidad, confirme que la empresa cuente con estos controles, y se cumpla el límite de acuerdo con los dispositivos reguladores de tránsito.

Recuerde que el transporte en ruta escolar es una forma segura que existe para llevar a su hijo al colegio. Depende de usted en gran parte facilitar éste proceso y propender porque sea seguro. (Fin/Juan Diego Rodríguez Pardo). 

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.