Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

Este es un avance hacia la convivencia pacífica en las instituciones educativas.

 

En el taller, que se llevó a cabo durante los días 24 y 25 de octubre, en el club del Comercio de Tunja, asistieron más de 110 docentes de instituciones educativas no certificadas del departamento, con el fin de fortalecer el proceso que permita en los establecimientos educativos aportar a la convivencia pacífica.

La temática se trabajó en torno a un taller de integración de todos los proyectos pedagógicos transversales que vienen desarrollando las instituciones y que le aportan a la formación en ciudadanía.

Además, mediante un ejercicio de reconocimiento de la diferencia, se planteó que socialmente se tienen actores con contextos sociales e históricos distintos, donde convivir significa establecer acuerdos y tener en cuenta las diferencias para proponer pautas de convivencia.

En este proceso, el Ministerio de Educación Nacional tiene la responsabilidad de establecer lineamientos y efectuar un proceso de acompañamiento directo a las secretarías de Educación de entidades territoriales certificadas y dichas sectoriales llevan a cabo seguimientos minuciosos a las instituciones educativas.

Durante las jornadas se socializaron los parámetros de la Ley 1620 de 2013, que  establece modificaciones a los manuales de convivencia para implementar acciones de promoción, prevención, atención y seguimiento frente a las situaciones que afectan la convivencia escolar.

Sobre este particular, la representante del programa de Competencias Ciudadanas del Ministerio de Educación Nacional, Mónica Machado, quien es líder del proceso de reglamentación de la Ley 1620 de 2013 de Convivencia Escolar, manifestó a los docentes y estudiantes del departamento: “Desde nuestras funciones como sector educativo invito a que aportemos a la construcción de unos ciudadanos que se empoderen de las transformaciones que nuestro país necesita, ya lo estamos haciendo todos”.

La funcionaria agregó: “Los establecimientos educativos y docentes están desarrollando procesos, proyectos y programas en diferentes temas que le aportan a la formación en ciudadanía, pero necesitamos que se continúe fortaleciendo, que se apropien de la formación y el desarrollo de competencias ciudadanas no solo en los estudiantes sino en nosotros mismos como educadores, de manera que, poco a poco, podamos empezar a proponer trasformaciones con las que soñamos en nuestra sociedad”. (Fin/Johana Alejandra Chipatecua)