Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

El mandatario hizo la declaración acompañado del secretario de Salud, Germán Pertuz, y la gerente del hospital San Rafael, Lyda Pérez

Queridos boyacenses, hoy mi tono es categórico porque la situación lo amerita. Como saben, la Gobernación tomó la decisión de comprar la antigua clínica de Saludcoop para convertirla en la primera clínica materno infantil de los boyacenses. 

Necesitamos que los embarazos de alto riesgo se puedan atender de manera digna acá en Tunja, en nuestra tierra.

No podemos seguir atendiendo a las madres y a sus bebés en medio de las urgencias tradicionales; ellas necesitan un lugar seguro, un lugar de paz, un lugar digno, para dar a luz.

Aquí lo que está en juego son vidas de los niños; pero algunos grupos de interés, algunos sectores políticos y algunos medios de comunicación, están tratando de ponerle obstáculos y palos en la rueda a este gran proyecto.

Quizá a ellos les interese que esta clínica vuelva a manos de privados, para repetir la triste historia de Esimed, que no tenía con qué funcionar ni les había pagado a sus trabajadores.

A punta de informaciones imprecisas están tratando de dificultar la compra, creyendo que me hacen daño a mí, cuando lo que están es haciendo un daño tremendo a la salud de los boyacenses.

Estas personas sin escrúpulos están jugando con la posibilidad de tener en este lugar una UCI neonatal que ayude a superar problemas de salud y emergencias vitales de nuestros niños.

Esta es la peor de las injusticias porque la salud no es un negocio, la salud es un derecho.

Me cansé de tantas maniobras políticas, de tantas declaraciones malintencionadas, para enredar el futuro de los boyacenses.

No vamos a retroceder. Al contrario, hoy en el Consejo de Gobierno tomamos la decisión unánime y firme de acelerar la compra.

Por eso les anuncio que retiraré el proyecto de ordenanza que fue radicado la semana anterior en la Asamblea, que solicitaba una autorización para cambiar de destinación 6 mil millones de pesos, porque este trámite podría durar un mes.

Hemos decidido hoy recortar presupuestos que no afecten directamente a la gente. Recursos de funcionamiento, de comunicación o de agendas culturales serán trasladados a recursos para la compra de la clínica.

Buscaremos cada peso que sea necesario, para que esta misma semana, junto con el hospital San Rafael podamos radicar la propuesta formalmente para la adquisición de esta clínica para los boyacenses.

Saludcoop solo tendrá que decir que sí, y decidir priorizar el interés público, el interés de todos los boyacenses por encima de los intereses privados.

Lo digo de manera clara y les pido que entiendan las implicaciones de esta decisión.

Estoy dispuesto a gastar todo mi capital político y la favorabilidad que hoy tenemos para que la clínica materno infantil sea una realidad para el pueblo boyacense.

Me han acusado de populista por querer que mi hijo, David Amaya Assis, nazca en el mismo lugar en el que nacerán los niños campesinos, que tienen el mismo derecho a la salud y a la vida que cualquier otro niño boyacense.

Para esto necesito de su apoyo y su solidaridad. No nos dejemos distraer, unámonos. Paguemos nuestros impuestos. Cada peso se necesitará para hacer de este proyecto una realidad.

No importa el costo político, ni el esfuerzo que se requiera. Tenemos el deber de que esta clínica quede en manos del pueblo boyacense, y eso haremos.

¡Fuerza Boyacá, vamos para adelante!



Reto 2018


 

 

.