Sitio Web Oficial de la Gobernación de Boyacá

A través de la implementación del Conpes Lácteo, la Gobernación de Boyacá busca fortalecer a pequeños y medianos ganaderos.   

En la primera fase de este convenio, firmado entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Gobierno de Boyacá, y que se cumplió entre 2012 y 2013, se capacitaron 3.500 pequeños productores de 43 municipios del corredor central y del Norte del departamento, así como de San Miguel de Sema, Caldas y Saboyá, que hacen parte de la cuenca lechera de Ubaté – Chiquinquirá.

El Conpes Lácteo es mucho más que un acuerdo de voluntades. Se trata de una política nacional para mejorar la competitividad del sector lechero colombiano y fue adoptada en 2010 por el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes 3675).

El mérito de su puesta en marcha en Boyacá responde a la gestión adelantada por la Secretaría de Fomento Agropecuario. Sólo cuatro departamentos fueron beneficiados: Cundinamarca, Antioquia, Nariño y Boyacá.

Esta figura definida por el Estado para atender las particulares necesidades del sector, tiene que ver además con la urgencia de reducir costos de producción, incrementar la productividad y sobre todo ofertar productos de alta calidad, a un precio competitivo, con el propósito de que puedan llegar a los mercados nacionales y extranjeros.

En esta primera parte del convenio, que recibió el respaldo de la Unión Europea, la Nación, a través del Ministerio, la Gobernación y la UPTC, como operadora del mismo, aportaron $2.290 millones para el desarrollo de actividades de nutrición animal, salubridad (control de mastitis) y asociatividad.

Para mejorar la alimentación del ganado se brindó instrucción en el mejoramiento de praderas, elaboración de bloques nutricionales y conservación de forrajes, y el establecimiento de sistemas silvopastoriles, técnica que consiste en la siembra de árboles como tilo, aliso, acacia y sauco en los terrenos donde come el ganado. Estas especies aseguran sombra y mejoran la calidad de los pastos.

El componente sanitario abordó la necesidad de acoger protocolos de aseo y desinfección para asegurar la calidad del producto, mientras que la conformación y el fortalecimiento de las asociaciones fue quizá el que mayor impacto generó en esta primera fase del Conpes Lácteo.

La segunda etapa, que ya está en marcha, dará especial énfasis al tema organizacional y para su desarrollo se invertirán cerca de $4.200 millones: $3.000 millones del Ministerio, $1.000 millones de la Gobernación y $170 millones de la UPTC. Esta fase atenderá a 4.500 usuarios de 45 municipios.

En opinión del secretario de Fomento Agropecuario de Boyacá, Luis Alejandro Perea Albarracín, los resultados que se obtengan van a permitir que el sector lácteo del departamento logre una verdadera homologación fitozoosanitaria, esencial para que la producción local sea reconocida en mercados internacionales.

Perea explicó además que este Conpes es la respuesta directa a la negociación que Colombia instrumentó con la Unión Europea y en donde se reconoció que efectivamente en el subsector lácteo había enormes debilidades que lo hacían susceptible y vulnerable para ser afectado por ese tratado de libre comercio.

El funcionario hizo énfasis en la asociatividad de la cual dijo es el eje transversal de todo cuanto tenga que ver con el sector agropecuario. “Dicho de otra manera, la idea es que no vaya un pequeño productor a negociar 10 litros de leche sino que vaya un conglomerado de productores a negociar mil o 10 mil litros. Eso les da mayor poder y mayor posibilidad de negociar en mejores condiciones.”

Como complemento, y a través del servicio institucional de asistencia técnica, lo que se pretende que es que el pequeño productor se incorpore a la cadena productiva, es decir que no se quede como un simple abastecedor de materia prima sino que también le agregue valor a través de procesos de transformación.

El ideal es que el productor tenga la capacidad de acopiar, de transformar, de comercializar y si es preciso de distribuir todo lo que tiene que ver con el ejercicio lácteo y sus derivados. De esta manera se superaría uno de los mayores problemas que afecta al sector: la intermediación. Según el Secretario de Fomento Agropecuario de Boyacá, en el mercado de la leche se han identificado hasta ocho niveles de intermediación que le usurpan la utilidad al pequeño productor y le encarecen el producto al consumidor final.

Este Conpes Lácteo está acompañado de un proyecto de vital importancia como es el de mejoramiento animal que actualmente hace curso en Colciencias, por valor de $17 mil millones, y que en el mediano y largo plazo permitirá que, junto a una buena nutrición, la leche que se produzca en el departamento disponga de los porcentajes de grasa y proteína necesarios para ser competitiva.

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá