Se adelantan controles preventivos en la producción y preparación de los postres.

 

Funcionarios de la Secretaría de Salud de Boyacá siguen los respectivos protocolos.

De acuerdo con lo anterior, el primer paso es realizar las inspecciones, segundo ofrecen asesorías y asistencia técnica en los municipios donde la industria de los postres tienen gran auge.

El objetivo de las visitas es propiciar un análisis de riesgos aplicado a la inocuidad alimentaria, para asegurar la protección de la salud humana, evitando posibles enfermedades transmitidas por alimentos o que por una mala manipulación exista la probabilidad de generar un efecto nocivo para la salud.

Se trabaja con quienes intervienen en la misma, es decir, en la producción, elaboración, comercialización y el consumo de alimentos y con quienes comparten la responsabilidad en el suministro de alimentos inocuos, sanos y nutritivos.

La política de control de los alimentos y las medidas de protección están dirigidas a evitar:

•Contaminación.

•Crecimiento microorganismos.

•Producción de toxinas.

•Supervivencia de patógenos.

La semana anterior, funcionarios de la Secretaría de Salud adelantaron la visita al municipio de Iza, donde se reunieron con el gremio de la producción, elaboración y comercialización de los postres y con las autoridades locales, se hizo una evaluación de riesgos, medidas de prevención y control.

Las personas, que preparan y elaboran los postres, toman más conciencia de la importancia que tiene de emplear procesos cada vez más seguros e inocuos, así que las exigencias de la calidad son cada vez más altas.

Con estas asesorías y asistencia técnica se espera emplear buenas y mejores prácticas de higiene y manipulación de estos alimentos, que los postres  que se consumen  sean seguros e inocuos, es decir, seguros al consumir y de calidad tanto en la variedad como en el sabor. (Fin/ Édgar Gilberto Rodríguez Lemus).

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.