Foto: Elsy E. Sarmiento Rincón - Prensa Secretaría de Salud

Procuraduría solicitó a los municipios enviar los informes a los entes de control y al PDA.

Tunja, 3 de diciembre de 2018. (OPGB). Con una masiva participación de alcaldes y gerentes de las empresas de Servicios Públicos de los diferentes municipios de Boyacá, se llevó a cabo la última sesión del año de la Mesa Intersectorial de calidad de agua para consumo humano y saneamiento básico, en la que se hizo un análisis y seguimiento a los compromisos pactados por los mandatarios locales para mejorar la calidad de agua en sus localidades.

Allí, la Secretaría de Salud de Boyacá, como autoridad sanitaria, presentó el resultado del Índice de Riesgo de Calidad de Agua Potable, IRCA, al mes de septiembre, en el que se demuestra que tan solo 84 municipios en la zona urbana del Departamento y 7 en la rural cuentan con agua apta para el consumo humano.

La referente de Calidad de Agua Potable de la Sectorial, Nohora Yaneth Zipa Casas, aseguró que, pese a la realidad del informe, el objetivo de la mesa era dialogar con los actores y analizar los problemas que se tienen, especialmente en las zonas rurales, para el desarrollo y buen trabajo que se debe hacer en los municipios, con el fin de que las zonas rurales también tengan agua apta para consumo humano.

“Desafortunadamente 39 municipios, en la zona urbana, no tienen agua apta para el consumo humano y 116 en la zona rural, cifras preocupantes, por tal razón, la Secretaría de Salud les brindará apoyo y trabajará en conjunto con la autoridad ambiental y la Empresa de Servicios Públicos del Departamento”, expresó la ingeniera.

Agregó que se está vigilando un promedio de 400 acueductos rurales y 123 urbanos.

La procuradora Judicial y Ambiental, Alicia López Alfonso, le pidió a la Secretaría de Salud enviar copia de los informes de calidad de agua no solo a la Procuraduría, sino también a la Fiscalía, Contraloría General, Gobernación de Boyacá y al Plan Departamental de Aguas, para ejercer un mayor control.

“Hay plantas de tratamiento que se encuentran abandonadas, se entiende que muchos municipios no cuentan con los recursos necesarios para construirlas, pero es necesario diseñar una estrategia para una optimización, o mejoramiento, o construcción de una planta de tratamiento, no es justo que en Boyacá haya plantas de tratamiento que tengan más de 40 años, razón por la cual se deben adelantar esos procesos”, indicó la Procuradora.

Así mismo le solicitó al Sena que para la próxima vigencia se hagan capacitaciones a los operarios y fontaneros de plantas de tratamiento, en especial de aquellos 64 municipios que no participaron durante ese proceso en esta vigencia, informando a la Procuraduría sobre esas acciones.

Y a las corporaciones CAR, Corpoboyacá, Corpochivor y Corporinoquía, les pidió un control riguroso frente a las solicitudes de concesión de agua que están vencidas. “Los alcaldes deben legalizar las concesiones de agua de la zona urbana y propender para que los habitantes de la zona rural adelanten los trámites de concesión de agua, para que presenten durante los 4 meses siguientes, una meta de trabajo y lo presenten en el informe del estado en el que se encuentran esas concesiones” agregó la representante del Ministerio Público.

La directora de Salud Pública, Mónica María Londoño Forero, resaltó la importancia de que los municipios establezcan relaciones entre las problemáticas de calidad de agua y las afectaciones de salud en la población; también hizo un llamado a los alcaldes de los 9 municipios objeto del programa de desparasitación en menores de 14 años, con el fin de garantizar acceso a agua apta para consumo humano.

“Es necesario que se escuche al sector salud en lo que tiene que ver con los motivos de atención, pues la mayoría de ellos se originan en factores o situaciones que deben ser atendidas de manera conjunta entre distintos actores, por eso insisto en la necesidad de articular los planes de beneficio individual y colectivo, para gestionar intersectorialmente aquellos componentes que inciden en salud”, señaló Londoño.

Agregó que es necesario empoderar a la comunidad como responsable y líder de su autocuidado, de tal manera que desde los entornos en los que permanece, se garanticen prácticas higiénico sanitarias que propendan por la mejor calidad posible del agua, entre ellas el lavado y desinfección de tanques.

La Mesa Intersectorial contó con la participación de la Procuraduría Ambiental y Agraria, Contraloría Departamental de Boyacá, Corporaciones Autónomas Regionales, Dirección de Medio Ambiente, Empresa de Servicios Públicos de Boyacá, Sena, y Gobernación de Boyacá. (Fin/Elsy E. Sarmiento R. - Prensa Secretaría de Salud - OPGB).

 

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.